Deportivas

Torazo en rodeo ajeno

La Academia le ganó a Independiente, en el Libertadores de América, 3-1 con goles de Alejandro Donatti, Lisandro Lopez y Matías Zaracho. Para el local, había descontado Fernando Gaibor. 

El sábado por la noche, Racing dio el batacazo en la cancha de Independiente y le ganó a su eterno clásico rival 3-1. Sin dudas, un enorme paso anímico para lo que queda del torneo.

Un partido que sorprendió a propios y extraños. Por el cómo y tambien el qué. Racing lo buscó, con garra y (por momentos) buen fútbol. Cuando la pelota pasó por Marcelo Díaz, la Academia fue el dominador del juego. Por supuesto, sin olvidarnos del corazón de Lisandro.

Un gran frentazo de Alejandro Donatti a los 5 minutos del primer tiempo hizo que la historia comience a favor del equipo del “Chacho”. Por momentos, dominó Racing. Por otros, lo hizo el conjunto de Holan. Cuando se cerraba la primera etapa, Fernando Gaibor, luego de un pase de Gonzalo Verón, puso el 1-1 para irse más tranquilos al descanso.

Sin embargo, en el complemento y a los 4 minutos, Racing consiguió un penal y Lisandro Lopez lo cambió por gol. Desde allí, fue todo de la Acadé. Sin miramientos. Sin esforzarse. El “Rojo” buscó, pero se encontró con un duro equipo y mucha jerarquía.

Cuando todo se terminaba y el local no podía empatarlo, una contra de Lisandro Lopez silenció el estadio. El capitán corrió por la punta derecha, eludió a Campaña que estaba en la zona del marcador de punta izquierdo, y trazó la diagonal al arco, pero sin pecar de egoísta, asistió a Zaracho que entraba como el correcaminos por el punto penal y, este, solo tuvo que empujarla. Todo se enmudeció. Todo era dolor. La Academia consiguió el objetivo y llegó, una vez más, a la punta del torneo. Racing fue torazo en rodeo ajeno.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *