Comunicados

Pandemia sin Academia

Ante la realidad futbolística de nuestro amado Racing, creemos que es un momento oportuno para reflexionar y hacernos algunas preguntas.

La conducción de Víctor Blanco y sus diferentes C.D. nos han hecho sentir orgullosos durante varios años, sabiendo combinar de manera adecuada una correcta administración, con la presentación de equipos competitivos, que han traído como consecuencia la obtención de títulos, pero sobre todo la resurrección de sueños, dormidos durante décadas.

Así fue, que la sabia elección de Diego Milito como secretario deportivo, fue una adecuada siembra, que por consecuencia derivó en una buena cosecha. Porque de eso se trata, se cosecha lo que se siembra, conducir algo tan grande como Racing, no permite apuestas absurdas, que son claramente “apostar a perdedor”.

En pocos meses, nos tocó enfrentar la traumática y poco clara salida del 22, la elección de una secretaría técnica nueva y la pandemia. No podemos ni queremos excluir esta tragedia del análisis, ya que la misma ha causado estragos en la humanidad y particularmente ha llenado de dolor y de pérdidas de todo tipo a los argentinos.

Aceptamos que entre esas pérdidas, estén nuestros sueños racinguistas, el hastío que nos provoca ver nuestros partidos desde hace 20 meses y por qué no, la vergüenza que hemos sentido por observar que el tercer grande no llegue al arco contrario durante partidos enteros. O tener que googlear apellidos de futbolistas desconocidos, hasta por los más entendidos. Es más, haber jugado una final contra un equipo chico, después de algunas definiciones por penales y descubrir que, paradójicamente, el chico iba a ser el más grande. Será por la pandemia.

Pero no alcanza para explicar todo, porque antes de la pandemia hubo una década de ventas millonarias en Euros. Así, hemos vendido cuatro veces más que los vecinos y más del triple que San Lorenzo, recordar esas ventas y traducirlas en números, sería un trabajo que excede el sentido de este comunicado, pero lo puede hacer cualquiera, solo en un rato frente a la pantalla y en cualquier buscador. Lautaro, De Paul, Acuña, Zaracho y podemos seguir por horas. Pero también hay otros casos que sumaron a la cuenta bancaria, como las transferencias de otros juveniles, por ejemplo.

Por otra parte la pandemia tampoco fue fácil para los socios, la mayoría de los cuales ha abonado la cuota social con gran esfuerzo, sin recibir nada a cambio y los que no lo han podido hacer no han tenido por parte del club ninguna propuesta que contemple la situación, o en la que se efectúe alguna quita razonable.

Por eso no alcanza con la pandemia para explicar nuestro dolor, producto de ver que pasamos como algún envase de gaseosa, de grande, a mediano, pareciendo más que mediano, chico. Porque cada vez tiene menos.

Queremos pensar, creer, suponer y esperamos que así sea, que semejante grado de austeridad, explicable por la pandemia, se verá reflejado en el próximo balance, a cerrar a fin de mes. Sabemos que será así, porque como se cosecha lo que se siembra, seguramente los números serán tan resonantes y explosivos, que nos harán recuperar los sueños.

También descontamos, que esos sueños son los mismos de la dirigencia, que nos permitirán luego de semejante exceso de moderación, la conformación de un plantel a la altura de nuestra Institución, pero sobre todo “a la altura de nuestras ventas”.

Consecuentemente la elección de un cuerpo técnico que nos permita entender que es una apuesta a ganador, y no a la docilidad.

Porque queremos un equipo que alimente nuestros sueños, no que nos haga dormir en cada partido.

Esperamos ansiosos el balance y el equipo, porque confiamos en que la honestidad de nuestra dirigencia, acompañada de una prolija administración, nos hará recuperar algo de lo tanto que la pandemia nos robó.

Lo decimos desde una agrupación que perteneciendo al frente oficialista, ha colaborado de diferentes maneras con la institución aunque siempre ha sido tratada como opositora. Lo decimos con la convicción y la certeza de que Racing Puede Más.

Que así sea; que la pandemia sea historia, que Racing recupere la grandeza y la dirigencia, la memoria.

 

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *